miércoles, 20 de abril de 2016

Compañero de juegos

¡¡¡Que te vayas!!!
Los niños no querían jugar con Ariel. La cría había aparecido a la hora del recreo, molestado a todos con sus empujones y malas maneras hasta que la clase en bloque se opuso a su juego. A los gritos que desde el patio llegaban, tan distintos de los que estaba acostumbrada, la profesora Victoria salió corriendo a todo lo que le daba la amplitud de la falda, teniendo que gritar para poder imponerse a la descontrolada jauría de pequeños.
¡Ariel nos está molestando! gritaban los niños como uno solo.
¿Ariel? preguntó Victoria, descolocada, pues nada sabía de la pequeña ni de su madre desde hacía semanas. Y como las puertas del colegio se hallaban cerradas, siendo imposible que Ariel hubiera podido entrar, la joven castigó a los niños por alborotadores y mentirosos.

*        *        *

Ariel estaba sentada en un columpio a las afueras del colegio. Desde que su madre la abandonara, vagabundeaba sola por su nueva dimensión a la búsqueda de un compañero de juegos, pero hasta ahora todos sus intentos habían fracasado. «¿Quieres jugar conmigo?», oyó decir a su lado y una sonrisa del todo inquietante se le dibujó a la pequeña en la cara.


B.A., 2.016

*        *        *

Este microrrelato es una continuación de:

Juega conmigo

Safe Creative #1604207272124

25 comentarios:

  1. Interesante construcción de la historia, revelando que los niños veían a la niña, pero no a la de carne y hueso que era su compañera tiempo atrás...

    Por la manera de resolverlo hubiera dicho que ella al fin encuentra alguien igual que logre paliar su soledad, aunque mencionar la sonrisa inquietante...me hace pensar en un mal augurio para el chico/a que haya preguntado...

    ¡Un saludo y suerte para el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho me temo que el pequeño no lo va a pasar muy bien...
      Un saludo y gracias por tu tiempo.

      Eliminar
    2. No te olvides de mi otro aporte, compañero, continuación de "Leyenda urbana". Espero tu comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Esta Ariel es un personaje inquietante, cualquiera se niega a jugar con ella si te lo pide con buenas maneras.
    Buen relato compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compañero. La verdad es que habría que mantener la distancia con la pequeña Ariel.
      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Un cuento realmente inquietante, con esa niña abandonada a su suerte. Muy bueno. He leído el otro micro y también me ha gustado, pero me decanto más por este. Solo me queda desearte suerte! Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé de buena tinta electrónica que con Ariel hay que tener cuidado, je, je,je.
      Gracias por comentar y por mojarte, eligiendo entre mis dos pequeñas criaturas.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. El hecho de combinar ambas dimensiones de la realidad, para crear este microcuento, lo hace más aterrador que si hubieras diseñado un escenario convencional, donde una huerfanita solitaria buscase compañero de juegos e hiciera la vida imposible a sus compañeros de clase.
    Otro acierto sin duda es el final, con esa malévola sonrisa de Ariel al infeliz espectro que le propone jugar con él.

    Mucha suerte te deseo igualmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte y comentar. Un placer.

      Eliminar
  5. Directamente te diré que Ariel me produce escalofríos, creo que es algo por que no sé si sería capaz de llamarla alguien, maléfico. Aunque por otra parte, tu relato me parece genial. Suerte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariola. Esa sonrisa de Ariel es la seña de identidad de una criatura con la que es mejor no cruzarse. Un saludo.

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho este micro, da inquietud a esos niños que no quieren jugar con ella.¡Suerte en el concurso! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por mi humilde blog, compañera. Un saludo.

      Eliminar
  7. Creo que la pequeña Ariel, por más pena que me de, no es una compañía recomendable. No hay nada que me produzca más miedo que un niño siniestro. Será porque espero de ellos justo con contrario...

    ¡Muy bueno!

    Un abrazo y mucha suerte en el concurso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puedo asegurar que Ariel ni tiene buenas intenciones.
      Muchas gracias por tus ánimos.

      Eliminar
  8. Hola Bruno
    Primero una observación: has puesto al término de este relato, que es continuación de "Leyenda urbana". Corrígeme si me equivoco, pero creo que lo que querías poner es que se trata de una continuación de "Juega conmigo"... a no ser que Ariel será también, la ¡Furia de agua! En el siguiente relato has puesto también que es continuación del mismo, por eso creo que se te ha ido el dedo. Te digo esto porque sé lo meticuloso que eres con estas cosas.
    En cuanto al relato, que te voy a decir. Es el espíritu de Ariel (ese nombre me parece genial), en más de un sentido, je, je. Igual que me parece buenísimo ese final donde ella se siente decepcionada al no poder cumplir con su "misión" y entonces aparece la "pobre víctima"
    Creo que esta niña va a dar más de un susto
    ¡Qué tengas mucha suerte amigo!
    Ahora me leo el otro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias Isidoro!! Ya lo he corregido. Eso me pasa por trabajar dos cuentos a la vez; empiezo a usar el corta-pega para ir más rápido y al final meto la pata. Menos mal que has tenido buen ojo, compañero.
      Como has visto, he aprovechado el relato de "Juega conmigo" para escribir este cuento. Creo que la pequeña Ariel se merecía una historia, aunque fuera corta, narrando sus primeros pasos en su nueva dimensión. Y espero que no se quede aquí.
      Un saludo y muchas gracias como siempre por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Un micro muy inquietante, Bruno.
    Muy bien logrado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inquietante, esa es la palabra que mejor define a Ariel y su búsqueda de un compañero de juegos.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Después de leer el micro, he leído los comentarios y tengo que coincidir con la inmensa mayoría de ellos: Este relato es MUY inquietante y MUY bueno. ¡Un abrazo y mucha suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Joel. Me alegro de que te haya inquietado mi pequeña Ariel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Coincido con los comentarios, el final es inquietante, de esos que sólo de pensarlo hacen que te recorra un escalofrío por la espalda. Pero el relato del que procede, Juega conmigo, es más estremecedor aún, con una trama original y una buena dosis de tensión. Un saludo Bruno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos son los primeros pasos de Ariel, y espero que no sean los últimos, pues también el pequeño incauto que se cruza con ella en los columpios se merece unas letras.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  12. Que lectura tan elegante. Viendo incluso que Ariel es también victima de su propia condición. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Víctima y verdugo de un mal no buscado. Si no fuera tan terrible la condición que la domina, sería digna de compasión.
      Un saludo.

      Eliminar